domingo, 31 de enero de 2016

Más allá

II.
Pasé la noche en esa casa ante el acecho de la noche que había me alcanzado, no terminando de abrir los ojos escuché del exterior un ligero maullido y un estrepitoso sonido, el caballete en el suelo había quedado. Tomé la carta en mano y presuroso por continuar para matar esa terrible sed de curiosidad, continué al escrito devorando...

"Más allá...

Me sometí al odio y al miedo me entregué,
Para la ira y la discordia fui todo su templo
Y les alimenté dándoles todo: sueño por sueño,
Y lo sabía más que nadie, esa noche erré...

Ahora he marchado, pero aquí no has de venir,
Búscame entonces y sabes que yo regresaré,
No me trates de encontrar, y aún así os esperaré
Aún sabes luchar, tienes tanto por lo que vivir.

Más allá de la muerte que en mí he sembrado
Encontraréis un poco de amor que he guardado,
Créalo o no, es para vos, para mi gran y final amor;
Un amor que poco a poco me ha desquiciado.

Aquí te dejo el porqué de todas mis deudas,
a mi pobre alma hecha pedazos,
Plasmada en el lienzo, en el espacio,
Quizás esté maltratada, pero te recordará
Que ni el tiempo ni el infierno
Son capaces de apartarme de tu lado...

Tu vívida esencia reposa en cada parte del cuadro,
Siempre estuviste aquí, tampoco te has ido de mí...
Yo te cubrí con mi manta escarlata, mi todo para tí,
No supliques, no rechaces a todo lo que os he regalado.

Más allá de la muerte siempre te seguiré buscando,
Tu retrato, tu agonizante memoria,
Cada pincelada de mi sangre,
Cada segundo en la pintura que ha quedado atrapado... "

Me sentí lleno de temor al leer la última línea, quizás él, solo estaba delirando, pero la travesía no había terminado, como en un sueño me sentía... Y me acerqué al extraño cuadro.
Entre trazos sanguinolentos, vivientes y macabros reposaba el rostro de una mujer gozante de una belleza extrema. Sus rizos aún teñidos del rojo vital habían secado a las gotas que alguna vez escurrieron. Sus ojos miraban con súbito enamoramiento a todo aquél que le apreciara y el pecho así como su blanco vestido quedaban inconclusos... Letras cursivas y rojizas continuaron lo que en aquellas cartas no pudo ser explicado.
Sí, morí en desaliento y callé con un amargo sabor: narrábase su triste futuro y la razón de su ausencia a un mundo que aún no comprende al temido amor.

miércoles, 27 de enero de 2016

Más allá...

I.
No hace mucho,  buscaba en el interior de su mística casa,  la cual nunca había ingresado con anterioridad; mi amigo habíase perdido hace mucho tiempo, en su habitación ahora vacía solo se encontraba una carta y al lado un viejo caballete y su lienzo. Esperaba leer y comprender la razón de su inesperada ausencia,  o algún pasaje sobre su verdadero lugar a donde fue a parar,  pero no encontré más que letras que ahora sé, es mi deber de que sean leídas, que debo de entregar...

"Más allá...

MI error fatal fue el de temer, quizás a perder
Algo que no supe si ha llegado a mi pertenecía ser,
Sellé mi destino con solo pinceladas en lienzo blanco
Y un par de letras que mi alteración han formado.

Para cuando usted sepa de todo lo aquí ocurrido,
Más allá de mi atrofiada mente y de sus siete espacios
Habrás de perdonarme por todo lo que he visto
Y quizás te entregue mi razón de haber marchado...
Y puedes gritarme y tacharme por mis errores,
Quién más he sido para vos si no un pobre diablo,
Un Errante que se alimenta de pasiones y temores;
Él hijo de sus noches que siempre te ha buscado...

Más allá de pesares inexistentes y sombras del pasado,
Donde la luz queda ciega por instantes que son eternos,
MI amor, cómo quisiera desgarrar mi boca gritando "lo siento"
Por no luchar con esta carga en el camino en que me he quedado.

Esta cabeza me abandonó a mi suerte hace ya mucho tiempo,
Me dejó un amargo sabor a sueños rotos e  inalcanzables,
Un sabor que solo recuperaría con cada grato momento
A vuestro lado, sueños despiertos e irremediablemente imparables...

Más allá de todo pedazo de cordura arrancada por la fuerza
Se encuentra tu sombra delante de mí en un bello reflejo,
Si vos siempre estuvieses ahí, varada en el cristal del espejo
Donde poder reflejarme siempre, para calmar delirios y tristezas"...

Paré por instantes de leer,  comprendía nulamente algo de lo que escribió,  pues no conocía a esa persona que le fuera tan especial, tal vez debía seguir buscando mucho antes de revelar al marco corroído por el tiempo,  más allá de una pincelada,  una carta y un espacio pintoresco.

domingo, 24 de enero de 2016

Dulces sueños

"Cuando el odio llegaba sin justificación alguna,  rebasó los límites de un amor en decadencia,  escuché entonces a dos jóvenes bajo mi ventana,  deseándose la mejor suerte del mundo por una noche,  no quiero imaginar que fue de sus plegarias para toda su vida... 

Con esa mirada perdida,  que deseos a de matar con una límpida visión,
Con esa mueca de asombro y una risa decadente presa de una agonía
Que ni el más muerto en vida podría esperar a recibir en su pútrida corazón;
MI querida niña,  espero que entiendas el por qué de tanta  superchería...

¡El poeta no existía!
En todas esas horas
Él escritor prefirió
Matarte en sus historias...

Esperaba más de un sueño,
Él temor de que no me fuese a saciar;
Tristemente me di cuenta
De qué era idéntico a mi realidad...

Trágate todo el odio del mundo entonces,  llévatelo a la boca con todas tus mentiras nocturnas,  pues sedienta y hambrienta te he visto,  y si ahogarte con tantas penas deseas,  juro que haré tus deseos una linda verdad...

Dulces sueños,  mi amor...
Dulces sueños te desea mi mente,  esperando que descanses lo suficiente, tanto que este mundo se enorgullezco de que no vuelvas a despertar."

sábado, 23 de enero de 2016

Nocturnnia

Recuerdo aún que tras un incontable número de días,  comencé a caer en regresiones  de algo que no sabía bien si existía fuera de mi imaginación,  pues,  nadie era capaz de notar ese,  mi fatídico estado al que yo mismo me sometí,  soñando con una perversidad al lado de mis recuerdos... 

"Tenía tanto miedo de meterme en las sábanas, bajo la cama y sentir lo de cada noche:
La quimera cobra vida tras años de ausencia, espera delante de mí mientras trato de apartar la vista ya perdida en medio de la penumbra... ¡Por el ánima de...! 
¡Lo intento! Intento no caer en ansiedad segura, siendo mi perdición su mirada puesta en mí..
¡Y llega la noche y sigue parada frente a mí!
Y llega el día, el mártir inicial se hace presente, pues las pesadillas me dejaron un amargo sabor de boca, esos estúpidos sueños...
Nuevamente llega la noche, ahí está, parada al lado de los espejos, me observa y respira fuertemente....
Sudo de miedo...
Se mueve, ese sueño parace sentirse atraído hacia mí, y se sienta a un lado mío...
Parece acariciarme el pelo.
¡Lo odio!
Me despierto y observo que se transforma en figras obsenas, es mi mente quien me juega tan ruín truco...
Es que quiero gritar, y no puedo...
La puerta de mi habitación se vuelve áspera, fría, me da pavor con pensar en esa figura que ahora, espera a que la luz muera en la media luna, la faz de la noche..."

viernes, 22 de enero de 2016

Kathia

"Cierto joven me dijo que por una vez había quedado enamorado,  parecía que hubiese encontrado a sus propios sueños con vida,  haciéndose caer en una realidad alternativa; por lo menos creyó eso,  creyó que había encontrado a ese alguien con quien soñó,  y entre miradas pérdidas me entregó una libreta abierta en la séptima hoja de papel,  que contenía un escrito dedicado a sus pasiones y hacia esa misteriosa y bella mujer:"


Kathia

Ante todas las enfermas mentes que este mundo esconde, 
ante la desidia del cielo por hacernos caer en la oscuridad, 
donde las almas nacen y mueren, huyendo de sus horrores, 
Varados ante los límites de una extraña y temible realidad.
Ruego aún al cielo y a este gran infierno que me perdonen
Y que me sea permitido a pocos instantes de morir en paz
Narrar la travesía de Mi alma en una rara y seca historia, 
Historia que aún lloro con nostalgia y recuerdo con intensidad. 

Sé que la coincidencia tal vez se hizo presente, 
y que mis sueños quisieron algo más encontrar;
Solo mi sed de deseos (temible) añoraba saciar
Y el alma abrió los ojos como cuando el miedo se presiente. 

Las voces en alto comenzaron pronto a marcar
la veracidad de un cercano y misterioso futuro, 
Pues, en el inicio del delirio, pensamiento diurno, 
Las melodías de nostalgia comenzaban a volar. 

Kathia, dime quién es aquel que te ha creado
Y un lugar en mis grandes deseos te ha formado... 
Dime que significa la noche que intenta escapar
De su propio origen hacia la Tierra de Nunca Jamás. 

Esta quimera vagabunda, ansiosa de poder crear
De imaginar, 
De escribir, 
De ver y vivir, 
De lograr amar... 
Una ilusión que nunca ha de resistir
Solo los motivos de conseguir escapar
No hacia un donde, si no de un algo, 
Algo o alguien que le ha intentado asesinar. 

Kathia, dime y responde a esta verdad 
Si acaso existe lo que veo, lo que siento... 
Dime que a mi propia alma no miento;
Dime que en algún lugar tú eres real... 
Ven y responde por el ocaso del invierno
Donde tu recuerdo jamás se congelará. 

Y comienza nuevamente una singular canción, 
Donde afirman maestros de grandes soñadores 
Que la noche es la luz de locos, perdidos y pecadores;
Pero esa, la luna eterna es solo su propia redención. 

Kathia, ¿puedes escuchar ese coro que resuena? 
Sé que estás más allá de una ligera inexistencia, 
Fuera del compás, del cielo, de la luna y las estrellas, 
Muy cerca del espejo, reflejada en tí, mi demencia... 
Nunca has de zarpar por este llano de traición, 
En un mundo que idolatra con fervor las penas, 
Más cerca está la hora en que dejes de ser una visión, 
Como el día en que te miré perplejo por vez primera. 

Caerás, y ante todos los posibles sufrimientos
Con bondades y añoranzas has de curar, 
Y si la única manera, he de acabar enloqueciendo
Con todos mis recuerdos te habré de alimentar... 

(¿Cómo puedes asegurarte de que aún no duermes?) 
(¿Acaso las has visto en rumbos de tu triste realidad?) 
(No consigues perdonarme, a mí, tu atrofiada mente
Dudo que ella, tu liberación sea que vos menos terca). 

¡Calla ahora mismo, maldita escoria del infierno! 
(Soy tu mundo, tu razón, nunca me harás callar) 
Al borde me has llevado con tu mísero realismo, 
(Al borde me has llevado amenazándome con pensar). 

Intento ignorar a mi propia razón, 
Y en la noche asesino sin compasión
A aquellos flujos oníricos que me siguen
Y quieren que ante ellos me arrodille... 

Sé perfectamente que no es el inicio, ni siquiera el final, 
Kathia, bajo tu alma y tu cuidado mi esencia descansa
Dime que aún la libertad espera a quienes se derrumban, 
Dime que esto no será doloroso, que mi ser ya no sufrirá.

Kathia, tan cerca, ¡Muy cercana a mí te encuentras! 
Y consigo, el gran fin de este maldito peregrinar
Con mi muerte llegarás al fin a la esperada existencia, 
Más, dulce Kathia, si el sueño no habré de conciliar
Comenzará la ira que me hacía en las noches gritar, 
Que si yo no podré verte, si no puedo jamás tenerte, 
Juro por mi pobre alma, que nadie más te imaginará. 

Prologgia

(Prólogo)



"Muertos, esa es nuestra verdad, estamos muertos.
       Somos recordados como los caídos que se llenaron de elogios y de bellas falacias. Desde la tumba suplicamos amar y ser amados, que todos sepan que alguna vez la raza humana estuvo llena de gloria, de libertad, de sueños y de la "ficticia" felicidad.
        Ahora alzamos el puño lleno de sangre y vastas esperanzas, surgiremos de nuestras cenizas para recuperar la vida que perdimos. Despertamos hacia nuestra imaginación para crear y ser creados, para contar numerosos relatos a nuestros hijos y ahí estaremos para verlos escribir su propia historia...
        Esbozaremos una última sonrisa, derramaremos millones de lágrimas; la maldad se ahogara entre mares de almas libres, de narraciones llenas de vida: sabremos al fin perdonar para ser perdonados...
         Solo somos relativos, percepciones entre las mas grandes incógnitas. Si, somos muertos llenos de vida que resurgiremos de entre las sombras y contaremos lo maravilloso que fue nuestra aventura titulada como "la vida".
        El fénix hoy renace de sus flamantes cenizas, somos las promesas prontas a cumplirse y los besos que te robaran el aliento (y el alma)... 
        Tenemos en nuestras manos el prólogo de una historia eterna, escribirás y la conocerás del comienzo hasta el final (pues la vida no depende del destino, si no de aprender a destinar)..."

Phienix: Storyum