domingo, 24 de enero de 2016

Dulces sueños

"Cuando el odio llegaba sin justificación alguna,  rebasó los límites de un amor en decadencia,  escuché entonces a dos jóvenes bajo mi ventana,  deseándose la mejor suerte del mundo por una noche,  no quiero imaginar que fue de sus plegarias para toda su vida... 

Con esa mirada perdida,  que deseos a de matar con una límpida visión,
Con esa mueca de asombro y una risa decadente presa de una agonía
Que ni el más muerto en vida podría esperar a recibir en su pútrida corazón;
MI querida niña,  espero que entiendas el por qué de tanta  superchería...

¡El poeta no existía!
En todas esas horas
Él escritor prefirió
Matarte en sus historias...

Esperaba más de un sueño,
Él temor de que no me fuese a saciar;
Tristemente me di cuenta
De qué era idéntico a mi realidad...

Trágate todo el odio del mundo entonces,  llévatelo a la boca con todas tus mentiras nocturnas,  pues sedienta y hambrienta te he visto,  y si ahogarte con tantas penas deseas,  juro que haré tus deseos una linda verdad...

Dulces sueños,  mi amor...
Dulces sueños te desea mi mente,  esperando que descanses lo suficiente, tanto que este mundo se enorgullezco de que no vuelvas a despertar."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario